top of page
Buscar
  • Foto del escritorMiguel Garcia

Descubrí la clave para ser un excelente vendedor, y mira lo que pasó.

Actualizado: 4 ene 2022

¿Te has preguntado alguna vez si eres un buen vendedor? Aquí te digo como asegurarte de que lo eres.


Y no hablo de rachas de buenos o malos números, eso le pasa a cualquiera y es parte del ciclo del vendedor después de todo.


Le he dado mucho tiempo a reflexionar este tema. ¿Sabes? he admirado, seguido, visto en acción y reconocido a muchos de los mejores vendedores de bienes raíces, seguros, fondos de inversión que conozco, y en todos, pero en todos veo un común denominador, una misma disciplina entrenada y perfeccionada todos los días:


"Una profunda y genuina: vocación de servicio hacia el cliente".


A lo largo de los años me sentí impactado y por qué no, intimidado; por aquellos vendedores TOP que marcaban la diferencia en sus equipos de trabajo. Y me preguntaba: ¿cuál es el secreto, la formula, el ingrediente secreto que los hace tan buenos?


Entonces, me di a la tarea de unirme y juntarme solo con las y los mejores, los más constantes sobre todo con números sólidos mes con mes y en diferentes disciplinas, específicamente debo decir en el mercado inmobiliario.


Existen varias cosas en común que encontraba en algunos de ellos o ellas como:


-Vestimenta sobria y de marca... pero no todos eran así.

-Impecable articulación al hablar... pero no todos, incluso algunos hablaban otros idiomas y su acento era raro.

-Algunos hasta con maestrías, pero algunos otros sin estudios profesionales.

-Gente con personalidades extrovertidas, tanto como gente más analitica.


Entonces entendí el verdadero común denominador: todos y todas son increíblemente serviciales con sus clientes.


Encontré testimoniales entre ellos como aquel que me dijo un vendedor de 8MDD anuales:


-"¿Sabes Miguel? Yo simplemente no puedo dejar que mis clientes se vayan a casa sin entender que quiero hacer algo bueno por ellos".


Otros me dicen:


-"Cuando un cliente se quiere ir por la puerta (metafóricamente) los detengo y les digo: posiblemente he cometido un error al no transmitirte lo increíble que puede hacer este producto en tu vida".


Y mi favorita:


-"Yo compraría mi producto, soy fan del mismo, entonces siento que le hago un bien a mis clientes vendiéndoles esto".


No es un vender por vender, hay un espíritu de generosidad casi de aprecio del vendedor para con el cliente, que según lo que observo "el cliente recibe y capta" como en un acuerdo tácito, y posteriormente, lo agradece rindiéndose ante tales gestos comprando el producto ofrecido.


Adicional a esto, hay una disciplina de alto profesionalismo en el que vienen reglas claras como:


-A un cliente no se le hace esperar, el vendedor espera a su cliente.

-Cada acuerdo con un cliente, así sea para entregar la mínima información solicitada, se cumple.

-Al cliente se le tiene máxima paciencia hasta que entiende los pormenores del producto.

-Al cliente no le trasladamos frustración alguna por urgencia de vender.


Sabemos que vendemos por una remuneración y de esa remuneración proveemos nuestro hogar pero; ¿que pasaría si cambiamos nuestro chip de "vender para ganar" por uno en el cual prospectamos y atendemos clientes con el objeto de "vender para hacer el bien" a nuestros clientes?


Seguramente te encontrarás en una posición distinta.



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page